Osteoporosis

¿En qué consiste y factores de riesgo?

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por un deterioro en la resistencia o fortaleza del hueso, lo cual predispone a una persona a mayor riesgo de fractura. Este aumento en la fragilidad del hueso depende de la disminución en la densidad ósea y de la alteración en su calidad o microarquitectura.

La densidad ósea juega un papel importante en la resistencia del hueso. Sin embargo, en los últimos años se ha reconocido que este no es el único factor determinante de fractura. Otros factores son:

  • El antecedente de haber sufrido una fractura por fragilidad ósea después de los 45 años de edad
  • El riesgo a sufrir caídas
  • Edad mayor de 65 años
  • Historia materna de fractura de cadera
  • Bajo peso
  • Deterioro del estado de salud (enfermedades crónicas)
  • Administración crónica (mayor de 3 meses) de esteroides.

La probabilidad de fractura de cadera aumenta con la edad. Otros factores de riesgo para fractura y osteoporosis incluyen: tabaquismo, alcoholismo, deficiencia de vitamina D, menopausia temprana (antes de los 45 años). Los individuos ancianos tienen 10 veces mayor riesgo de fractura que los individuos jóvenes con la misma densidad ósea.  

¿Cómo se clasifica?

La osteoporosis se clasifica en primaria o secundaria.

  • Primaria: se presenta en la mujer después de la menopausia (tipo I) y en los hombres y mujeres de edad avanzada (tipo II o senil).
  • Secundaria: es aquella que se asocia a cualquier otra condición o enfermedad. Frecuentemente las causas secundarias de osteoporosis pasan inadvertidas al no ser investigadas por historia clínica o mediante estudios de laboratorio adecuados. Hasta el 30% de las mujeres y 50% de los hombres  menores de 70 años de edad con fracturas por osteoporosis,  tienen una enfermedad subyacente considerada como causa secundaria de osteoporosis. La causa más frecuente de ostoporosis secundaria es la ingesta prolongada de esteroides (cortisona). Otras causas son: artritis reumatoide, hiperparatiroidismo, uso de anticonvulsivantes, alcoholismo, etc).

 

¿Qué tan frecuente es?

La prevalencia de osteoporosis y la incidencia de fracturas varían de acuerdo con la edad, la raza y el sexo. Aproximadamente las tres cuartas partes del total de fracturas de cadera ocurren en mujeres blancas postmenopáusicas. También puede afectar a mujeres de otras edades, razas y etnias, e igualmente a hombres y a niños.

En Europa, Japón y los Estados Unidos, se estima que hay 75 millones de personas afectadas y alrededor de 200 millones en el mundo. Si la tendencia actual de envejecimiento de las poblaciones continúa, se espera que se doble la prevalencia de la osteoporosis para el año 2025. Una de cada dos mujeres y uno de cada ocho hombres tienen riesgo de tener alguna fractura osteoporótica a lo largo de la vida. Se calcula que el 25% de las mujeres mayores de 50 años y el 50% de las mayores de 70 años sufren de osteoporosis.

En el mundo ocurren más de 1.600.000 fracturas de cadera anualmente, que con su elevada mortalidad (15-20% en el primer año de padecerla) y costos (más de 10 billones de dólares anuales en USA derivado de costos directos e indirectos), han hecho que se considere la osteoporosis un problema mayor de salud pública. Lo anterior contrasta con el hecho de que un 50% de las fracturas son prevenibles con una combinación del conocimiento de la enfermedad, cambios en el estilo de vida, dieta y tratamientos médicos.

¿Qué síntomas produce?

Por lo general la osteoporosis es una enfermedad silenciosa y no produce síntomas hasta que el paciente padece una fractura. En los pacientes que tienen fracturas vertebrales (columna), el dolor de espalda es un síntoma importante, así como la disminucíon acelerada en la estatura. Con relación a las fracturas, la más común es la vertebral. Le siguen la de antebrazo y luego la de cadera.

La fractura vertebral en un 70% de los casos no produce dolor pero tiene un efecto devastador a largo plazo, porque afecta la calidad de vida. Junto con la fractura de antebrazo es una de las manifestaciones más temprana de la enfermedad. Puede producirse de forma espontánea o como resultado de un trauma mínimo (agacharse, toser, estornudar). Es importante diagnosticarla porque puede predecir otras fracturas a futuro. Como muchas veces suele no producir síntomas, la forma para pensar que una persona puede estar fracturada a nivel vertebral es al notar pérdida de estatura y pronunciamiento de la cifosis dorsal (giba en la espalda).

La fractura de cadera es más común después de los 70 años.

¿Cómo se diagnostica?

La evaluación de un paciente con osteoporosis comienza con una buena historia clínica, interrogando a cerca de los factores de riesgo y evaluando posibles causas secundarias de la enfermedad.
Se debe investigar la presencia de fracturas por fragilidad, es decir las que ocurren por traumas mínimos, tales como las caídas desde la propia altura.

Los cuestionarios de factores de riesgo son muy importantes para establecer población de alto riesgo o para detectar aquellas con alto riesgo de fractura osteoporótica. Existe una herramienta llamada FRAX: cuestionario en el que se evalua cuál es el riesgo de que una persona con baja masa ósea u osteoporosis pueda sufrir una fractura mayor, asociada a osteoporosis y una fractura de cadera en 10 años, la cual es muy útil para la práctica médica en la actualidad.

No obstante, el método más importante para el diagnóstico de la osteoporosis es la densitometría ósea de columna y cadera. En 1994, un comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la osteoporosis mediante este examen en función del valor T (T-score), es decir, una densidad ósea con 2,5 desviaciones estándar por debajo del promedio para la mujer adulta joven valor T (T-score > -2,5). En consecuencia, cuando una persona tiene un valor T entre 0 a -1 se considera que su densidad ósea es normal; cuando está por debajo de estos valores tendría osteopenia (valor T entre -1 a -2.5) y osteoporosis, cuando el valor T está por debajo a -2.5 (ejemplo: -2.8, -3, etc). Mientras más bajo el valor T, más severa la enfermedad y más riesgo de fractura.

¿Cuáles son las indicaciones de la densitometría ósea?

Las indicaciones para realizar una densitometría ósea muchas veces son individualizadas y dependen del criterio médico, pero las más aceptadas son:

  • Mujeres de 65 años o más.
  • Hombres de 70 años o más.
  • Hombres y mujeres menores, con factores de riesgo para osteoporosis (terapia crónica con esteroides, hiperparatiroidismo, tabaquismo, presencia de fracturas después de los 50 años, etc).

La densitometría sirve para diagnosticar y cuantificar la severidad de la osteoporosis; además para el seguimiento y monitoreo de la respuesta al tratamiento de los pacientes, es decir, para evaluar si la densidad ósea ha bajado o ha mejorado con el tratamiento. El seguimiento se debe realizar con densitometrías cada 12-24 meses (salvo en casos de osteoporosis inducida por esteroides que se hace cada 12 meses).

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento siempre debe ser individualizado. Se deben corregir los factores de riesgo a lo largo de la vida y tener en cuenta aquellos períodos con grandes requerimientos de calcio como la infancia, el embarazo y la lactancia así como tener estilos de vida adecuados en cuanto a ejercicio y dieta.

Aquellos pacientes con densidades óseas normales que tengan factores de riesgo o con baja masa ósea (osteopenia) requieren medidas de prevención.

¿Cómo se previene?

La prevención comienza en la infancia con una buena nutrición y la práctica del ejercicio. Los elementos básicos de la prevención son los siguientes:

  • Calcio
  • Vitamina D
  • Ejercicio
  • Prevención de las caídas
  • Nutrición
  • Evitar el tabaquismo

Durante todas las etapas de la vida se requiere una alimentación balanceada con buen aporte de calcio (lácteos principalmente). Aquellas personas con dieta muy baja en calcio y particularmente después de la menopausia así como durante el embarazo y la lactancia, requieren  suplementos de calcio y vitamina D. En general, la cantidad de calcio y vitamina D debe aumentarse luego de los 50 años. El calcio es necesario para alcanzar una masa ósea máxima y su aporte también influye en la velocidad con que se pierde. Es un nutriente cuya ingesta varía de acuerdo con la etapa de la vida y el sexo.

La vitamina D es esencial para que el calcio se absorba. También ayuda a disminuir el riesgo de caídas y fracturas en personas ancianas y en algunos casos mejoran los dolores óseos cuando sus niveles en sangre están reducidos.

Se recomienda también realizar ejercicio, con carga de peso y estiramiento, ya que ayuda a reducir el riesgo de caídas y mejoran la formación ósea. Reducir la ingesta de alcohol y corregir defectos de visión ya que estos aumentan el riesgo de caídas.

Tratamiento

En personas que ya tienen osteoporosis o que tienen osteopenia con un alto riesgo de fractura, se requiere del uso de medicamentos específicos para tratar la enfermedad, los cuales disminuyen el riesgo de fracturas y mejoran la calidad del hueso, ya que el calcio y la vitamina D suelen no ser suficientes para estos objetivos.

Existen dos grandes grupos de medicamentos para tratar la enfermedad:

  • Inhibidores de la resorción del hueso (alendronato, risedronato, ibandronato, ácido zoledrónico, denosumab, etc)
  • Osteoformadores o anabólicos (teriparatide)

La decisión de qué medicamento usar es completamente individualizada y depende de muchos factores, por lo que es el médico quien definirá cuál seleccionar.

En conclusión, se puede afirmar que la prevención de la osteoporosis comienza desde las primeras etapas de la vida con una alimentación óptima, buen aporte de calcio, ejercicio, vitamina D y evitando el tabaquismo. En etapas posteriores, (particularmente después de la menopausia en las mujeres) además de las medidas anteriores, identificando el riesgo de osteoporosis y fracturas mediante la búsqueda de factores de riesgo junto con la realización de la densitometría ósea para así establecer medidas más especificas y escoger el tratamiento adecuado.

Para mayor información, puede visitar las siguientes páginas:

http://www.nof.org
http://www.iofbonehealth.org
http://es.wikipedia.org/wiki/Osteoporosis